viernes, 6 de julio de 2007

Pasa en las peliculas... (epa)

A menos que vivan bajo una piedra se habrán enterado de la manifestación de ayer contra el secuestro. La manifestación fue tierna, por decir lo menos, e inútil, para ponernos sinceros de una buena vez. En el peor de los casos fue ofensiva, así que vamos por partes.

Es tierna porque muestra lo inocentes que son muchos de los habitantes de este país. Según lo que escuché de muchas personas (el tipo de "ciudadano común" que opina en televisión y al que le preguntan en El Tiempo), la idea de la marcha es que las FARC vean todo el repudio que les tenemos y decidan dejar el conflicto de lado. Que, en lo profundo de la selva, el secretariado de las FARC diga "lo sentimos Colombia" y dejen libres a todos los secuestrados... como en una película, tal vez con algo de música en el fondo. Los secuestrados entonces llegan a sus casas, abrazan a sus familias y viven felices, todo esto mientras los exguerrilleros y exparas dejan de lado sus diferencias y ayudan a reconstruir los pueblos que destruyeron (¿recuerdan Bojayá? Lo dudo, ni siquiera aparece en Google... después de eso también se hicieron marchas, pero tampoco lo recuerdan). Después de estas conmovedoras escenas la pantalla se desvanece y los créditos comienzan su marcha a lo alto de la pantalla...

Si, así de inocentes son muchos. Creyendo que con solo protestar las cosas se acaban, desgraciadamente todo esto es inútil. La vida no es como en las películas, las cosas no pasan tan fácil y, siempre, hay que trabajar las cosas. Pero bueno, ya que hablamos de películas y de hechos que experimentó toda la humanidad (como se supone fue la manifestación de ayer) hablemos un rato sobre una de las películas más famosas de la historia y su relación con lo inútil de la "enérgica protesta".

La película es The Matrix. En esta un grupo de personas descubre que están siendo dominados por maquinas que los usan como fuente de energía. Su misión auto impuesta es librar a la humanidad de su "prisión", aun cuando solo ellos son los que ven la dichosa prisión y todas las personas dentro de la matriz se sienten felices por estar en ella. La ignorancia es una bendición, supongo, finalmente ¿Cómo puedo sentirme mal por estar en una prisión en la cual no sé que estoy? Pero bueno, para eso están los rebeldes, para mostrarnos que estamos en una prisión y que nuestra "felicidad" no es más que una ilusión fabricada por quien nos quiere tener dominados. Es tan radical la forma de pensar de los humanos fuera de la matriz que cualquiera que siga conectado a ella es un enemigo.

¿Ya saben a dónde voy? Si por asomo han leído a alguno de los autores marxistas lo sabrán. Solamente reemplacen la dichosa matriz de la película por algo como "capitalismo yankee". De resto, todo se ajusta. Algo que nadie quiere comprender es que las FARC están luchando por una causa que es, a los ojos de ellos, justa. Tan justa que están dispuestos a matar a algunos con tal de "despertar" al resto. Si a ellos les importara lo que piense Colombia de ellos hace rato habrían depuesto las armas, desgraciadamente, no lo van a hacer, porque manifestaciones como la de ayer son producto del sistema actuando sobre nosotros, obligandonos a resistir la idea de que estamos prisioneros.

Pese a todo lo anterior, muchos prefieren quedarse con la idea de que ellos solo son criminales, una explicación sencilla, fácil de vender a los medios e increíblemente efectiva para ganar votos (si no me creen esperemos a ver cuantas veces reelegimos a Uribe y le damos mayorías en las dos cámaras legislativas). Finalmente, no queremos pensar que quienes están del otro lado del fúsil también tienen alguna motivación noble (a los ojos de ellos) para hacerlo. En todo caso, si seguimos el juego de que son simplemente criminales, con menos razón aplica una protesta como la de ayer ¿O alguien me va a decir que la última vez que lo atracaron rechazo enérgicamente el hurto común y el ladrón se fue?

Finalmente, lo ofensivo. No me extenderé mucho y solo cubriré dos puntos. Primero, no conozco a nadie actual o previamente secuestrado y soy muy afortunado. Esto quiere decir que no tengo ni la más remota idea de lo que siente una persona cuyo padre, madre, hermano, hermana, hijo, hija, esposo, esposa, mejor amigo y demás ha sido secuestrado. Una vez aclaro esto, quisiera saber cómo los hace sentir un performance tan ridículo como el de ayer en la plaza de Bolívar. Si no lo saben, un grupo de personas armó un cambuche "igualitico a uno como en el que tienen a los secuestrados" y sentaron a unas personas con cadenas mientras el resto se paraba de espaldas a ellos. Según el individuo que entrevistaron en Caracol, eso representaba al país indolente y de espaldas a la realidad del secuestro... tal vez esta gente llegó a Colombia hace tres días y no tiene ni idea de como es la vida aqui, donde somos tan conscientes de eso que nos da miedo coger un taxi en la calle.

Lo segundo, es algo que a mi personalmente me parece ofensivo. Es algo que, quienes me conocen, sabrán que me estresa de todas las protestas de este tipo y es su capacidad de hacernos sentir que hacemos una diferencia cuando en realidad no logramos nada. Ayer, más de uno regresó a su casa feliz por haber combatido el secuestro y la violencia en Colombia. Sin embargo, como ya dije anteriormente, es probable que nada haya sucedido. Es como protestar contra los terremotos y salir a la calle gritando "!No más terremotos!". Y luego volver a casa pensando que derrotamos algo que no podemos controlar y sorprendernos cuando llegue el próximo.

La diferencia entre el conflicto y los terremotos es que nosotros si podemos hacer algo contra el conflicto. Pero se hace actuando. Denunciando a quienes sepamos o sospechemos que tienen vínculos con los responsables de todo. Más de uno conoce a alguien que tiene "negocios raros" pero no dice nada porque es su amigo, o porque eso no le hace daño a nadie. ¿Seguros? La próxima vez que salgan a marchar (porque creánme, habrán muchas otras) antes reflexionen sobre lo que han hecho para evitar el conflicto, para que no sea necesaria otra marcha. Porque si algo se sabe sobre conflictos como el que vive Colombia, es que un ejército super poderoso es importante, pero si nosotros solo nos ponemos la camiseta 5 minutos, cada vez que pasa algo que es noticia nacional, es hora de preguntarnos como será la vida en un país comunista.

¿Alguien quiere apostar cuánto falta para la próxima bomba en Buenaventura? ¿Cuánto falta para el próximo secuestro masivo? ¿Cuánto para los próximos policías de algún pueblo muertos porque los habitantes del pueblo decidieron acobardarse? ¿Nadie? Supongo que todos somos pesimistas.

8 comentarios:

nicolás dijo...

Holas,

Antes de exponer mi 'comentario principal' quiero decir que me parece preocupantemente imprecisa una afirmación de EPA en la que dice algo así como "cualquier autor marxista". Esto se puede interpretar como una afirmación macartista (cosa que no creo pues la afirmación viene de EPA) pero, repito, me parece supremamente imprecisa. La literatura marxista es, en extremo, amplia y heterogenea, las propuestas de Marx tienen un contenido eminentemente cientifico (por eso se le considera economista) y solo algunos de sus sucesores han interpretado que la via al cambio de la estructura social es la insurrección armada (lease: Lenin, Guervara...)

Cambiando de tema me meto ahora con el tema de la 'inutilidad' de las manifestaciones. El miercoles en la tarde estuve precisamente en el lanzamiento del libro "Movimiento por la Paz en Colombia 1978-2003" donde aprendí un par de cosas super-interesantes que van contra los lugares comunes.
1. Los movimientos por la paz han existido durante todo este periodo de tiempo y han mivilizado a una cantidad NO despreciable de gente.
2. A pesar de que los impactos de estos movimientos no son directos (que es a lo que apunta EPA) si han sido sumamente importantes, principalmente el lograr un cambio en la mentalidad colectiva. El lograr que se considere que la paz es una via no es menor, este tipo de posiciones me parece son necesarias e importantes pues no es para nada recomendable que la solución al conflicto sea eminentemente un recrudecimiento de este (es decir una solución netamente militar). Este tipo de movilizaciones si han ayudado entonces a que un tipo pacifico de alternativas al conflicto existan y tengan cierta presencia.

El contenido particular de la manfestación de ayer es, para mi, confuso. Pero creo sinceramente que los efectos 'no directos' de las movilizaciones y movimientos por la paz en general existen y son realmente deseables.

Saludos.

Diego Javier dijo...

wow...listo vamos de a poquitos. La marcha contra el secuestro me pareció una cosa bonita, como cuando jugaba la selección colombia o cuando corría montoya en la kart, algo bonito...ver a todos afuera gritando, uniformaditos de blanco, pitando y haciendo bulla...es bonito, visualmente es impactante...peeeero estoy de acuerdo con eso que dice epa (todo de hecho)estas marchas quedan ahí, en la calle, si no es así alguien me puede recordar todas las que se han hecho y por qué motivos???? creo que se dirán dos o tres (las más recientes) sigo pensando que con estas cosas no se cambia al mundo, si los paras o los guerrilleros en lo profundo del monte llegaron a escuchar la bulla, seguro se pusieron a silvar o le subieron volumen al transistor para no oir. Por Favor, creo que es hora de dejar de hacer lo más sencillo, salir y gritar. Lo dije antes y lo mantengo, de hecho qué pasó en esta oportunidad con los heridos de patria de las marchas de hace un mes??? que pena con los profes, pero como esto si no les afecta directamente el bolsillo entonces para qué hacer alboroto o rebotar estudiantes???(porque lo hacen, soy de universidad publica y lo vi) con esto creo que le dan la razón a lo que decía epa en su buen análisis de las universidades publicas. Tengo un gran amigo que sufrió con este drama, lo digo porque pareciera que no me interesan esas cosas pero si, a mi amigo le secuestraron un familiar, lo mataron y fué victima de extorsión, en parte fuí testigo de lo que un secuestro le hace a una familia y créanme, una marcha por más grande que sea no lo soluciona...mi amigo no salió ayer. Volveré a algo que he dicho a muchos "protestantes patriotas", informense bien...un ejemplito pequeño: muchos bogotanos sabemos lo chevere que es ir a vacacionar en villavicencio, pero han ido un poquito mas lejos???? han visto las escuelas y estaciones de policia destrozadas a bala???(porque si es posible hacerlo) parecen obra negra...saben lo que es llegar y que la gente lo mire a uno con miedo??? es raro, pero acaso por eso salimos a marchar????noooo eso no es así. Lo que no me gusta es eso que bien dijo epa: sentirnos los que hacen la diferencia, entonces marchemos por los niños que botan en bolsas de basura, las niñas violadas en todas partes, las prercarias situaciones de vida en muchas partes del pais (son muchas, si repasamos los departamentos y sus capitales nos daremos cuenta a donde no llega andreita serna con el factor x ni hernan horjuela con su programa mañanero) ayer se marcho y hoy es viernes de rumba. Perdón nuevamente a los ilustrados, a los que de verdad sufren por esto y no les queda más que hacer sino salir a la calle y gritar tan fuerte hasta que alguien lo ayude, alguien con poder, perdón a los que salieron de un secuestro y pueda estar leyendo esto, tiene razón yo no tengo ni idea de cómo es eso en carne propia...la verdad me siento raro, se que me puede pasar a mi pero una marcha no lo va a evitar. CHAO

Edgard dijo...

Gracias a Nicolás por el comentario. Admito que fuí un poco macartista en mi comentario de "cualquier autor marxista". Pero creo que la idea al respecto fue clara. Tal vez he debido anotar "cualquier autor marxista que abogue por la insurrección armada".

En todo caso, el comentario de los impactos directos es válido. Sin embargo, mi punto es que este tipo de movilizaciones también tienen el efecto perverso de hacernos creer que solo con marchas arreglamos las cosas... eso es grave.

Edgard dijo...

Diego. Otra cosa que se le quedó en el tintero ¿Cuántos marcharon porque les nació y no porque fueron todos sus amigos? En serio, la marcha de ayer trivializó el conflicto y lo convirtió, para algunos, en una actividad social.

Sobre las universidades públicas, creo que lo que usted dice refuerza algo que publiqué en una entrada anterior. Gracias por el comentario

Anónimo dijo...

Acuerdo con lo que dice sobre lo de las manifestaciones en el sentido que no van a solucionar nada. Pero, como mencionó Nicolás en su apunte sobre el libro, algo se hace en la mentalidad colectiva. Tal vez pueda parecerle despreciable, pero considero que ya es un inicio, más para un país como Colombia en donde la memoria histórica, se podría decir, es casi nula y la reacción a este tipo de actos es baja. Creo que peor hubiera sido dejar pasar el hecho como un acto más de los que suceden en el país. Lo que si me entristece es que hay que esperar a que esto le pase a la “gente bien” (término que odio con todo mi ser) para poder reaccionar con algún tipo de rechazo.

De igual forma me gustaría preguntarle: Ud. se sienta en su oficina en una jornada laboral normal, a veces un tanto más larga, a trabajar desde su computador en el análisis de ciertos datos, los cuales llegan por medios electrónicos, libros, artículos, etc. Es decir, no es obligación salir de su oficina para adquirirlos. Luego va a su casa, ve televisión, mata tiempo con alguna consola de video juegos, va a cine, a comer, lee un libro… ¿Se “unta” Ud. de esa realidad que tanto critica hay que cambiar haciendo? ¿Ha ido a los lugares donde algún colombiano sufra algún tipo de problema, no necesariamente secuestro, para hacer algo por ellos? ¿O ha hecho algo para empezar a cambiar estas cosas? Creo que criticar desde una oficina a quienes reaccionan en una protesta en las calles de su país, es un tanto insulso como para usted lo es este tipo de reacciones. Su protesta es igual a la de ellos.

Por otro lado el que Ud. no tome un taxi de la calle no significa que otros no lo hagan. Tampoco creo que el no coger taxi sea una forma de mostrar que somos conscientes del secuestro. Es decir, sí, tal vez Ud, no lo coja por temor a que le hagan algo, pero eso no quiere decir que Ud. esté haciendo algo por acabar con el ejercicio del secuestro o por su prójimo. ¿Ud. tiene idea de cómo es la vida aquí? ¿Lo que Ud. vive, donde Ud. vive, es lo que vive la mayoría de los Colombianos, es más, puede la mayoría de los Colombianos tomar un taxi?

En último lugar, si asume que todos somos pesimistas para qué perder su tiempo en hacer reflexiones que finalmente no llevarían a nada, ya que “nuestro pesimismo” nos llevaría al peor de las posiciones: la indiferencia. Por eso creo que las protestas de alguna forma están ayudando a cambiar esa indiferencia que ha caracterizado a algunos colombianos, por un buen tiempo. Por esto y todo lo anteriormente mencionado le pido a Ud. el favor que pide a los demás: antes de volver a escribir algo de esta naturaleza, reflexione sobre lo que Ud. ha hecho para poder tener el juicio moral de criticar las acciones ajenas.

Diego Javier dijo...

Bueno dejaré claro un puntico chiquito, refiriendome a lo que mencioné al final de mi opinión: hay quienes en verdad tienen la única opción de salir a gritarle al país que tienen un familiar o amigo secuestrado, hay quienes saben porqué lo hacen, respecto a quienes les nació hacerlo por algo más allá de la noticia y el "voz a voz" creo que es algo que rara vez se ve...lo que indica que en medio de mucha gente que hace lo que todos hacen (muchas veces con grandes excusas) existen personas que de verdad son concientes de la realidad en que viven. Se que no es mi discusión y creo que la pregunta no fué para mi, pero quisiera acotar algo a lo que plantea "anonimo" en su comentario; aquello de "untarse" es relativo, me parece que es algo que se debe de hacer aveces y se debe de aprender en cabeza ajena también, el observar, el leer, el conocer personas, son cosas que nos pueden hacer una buena idea de dónde estamos, igualmente hay cosas quer sólo viviéndolas se conocen bien, pero creo que es muy relativo inclinarse por cualquier extremo...bueno es algo que quería opinar al respecto sin salirme mucho del tópico...igual el autor de esta entrada le responderá su inquietud. CHAO

Rodrigo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Edgard dijo...

Saludos a "Anónimo". Entonces, ¿por disentir debo quedarme callado? Así como usted tiene el derecho a manifestarse yo tengo todo el derecho a no hacerlo. De la misma forma, tengo todo el derecho a disentir de las formas de manifestación de los demás.

Pero bueno, vamos por puntos sobre lo que dice. Su "inicio" de construir una memoria histórica y hacer consciente a la gente es algo que viene sucediendo desde hace mucho tiempo. Cada vez que hay una marcha de este estilo, mucha gente como usted sale con el corazón engrandecido de patria a decir que ahora no hay más indiferencia.

Creo que el resultado es bastante evidente, mataron a Jaime Garzón y Colombia se paralizó, 6 meses después, nada. Destrozaron un pueblo completo en el departamento más pobre de Colombia, Colombia se paralizó, y hoy es la hora en la que siguen esperando la ayuda. Bajaron un avión en pleno vuelo, Colombia nuevamente se paraliza, se levanta la zona de distención ¿y? adivinó, nada. ¿Así que cual sensibilización? ¿Cuál construcción de memoria colectiva? Lo invito a leer entradas anteriores y sus comentarios por ahí encontrará una interesante discusión sobre la memoria colectiva que, si quiere, puede continuar.

En segundo lugar, no me voy a molestar en responder sus ataques ad hominem. No quiero caer en el equivalente de dos niños de 5 años sacándose la lengua. Especialmente no a un anónimo, quien, seguramente no me conoce.

¿Sé cómo es la vida aqui? ¿"Aqui" es dónde? ¿Está usted en un cambuche? ¿Vive usted en un cinturón de miseria? ¿Ha visto usted a un soldado morir porque la ayuda no llega? Apuesto a que no. Apuesto a que ese comentario lleno de sentido social va como otro ataque ad hominem, que, supongo, es mejor dejar de lado.

Finalmente su último párrafo. Si 100 mil colombianos tienen todo el derecho de salir a la calle con camisetas blancas y pitos a hacer nada, ¿Por qué no puedo hacerlo yo en mi blog? Creo que usted y yo no somos tan diferentes, es más, le devuelvo la pregunta: si su corazón está lleno del dolor de la patria ¿Qué hace comentando en un blog que leen, por mucho, 50 personas?

Es usted, mi estimado anónimo, quien debería reflexionar. Y recuerde que, marchas como la del jueves, existen única y exclusivamente para darme a mi el derecho de hablar sobre lo que quiera. ¿O le gustaría más un país donde todos estuvieramos de acuerdo con usted? ¿De acuerdo con el "clamor del pueblo"? Lo siento, ese no soy yo... por otra parte, gracias, me alegra saber que esta entrada fue tan ominosa como para impulsarlo a atacarme.