lunes, 12 de marzo de 2007

Presidentes, ideales, peones y veneno

Saludos. Como toda Colombia sabe, o al menos la que tiene acceso a algún medio de comunicación, el famoso "W", como lo llama Fidel Castro, estuvo por aquí. La razón que me impulsa a escribir esta entrada no tiene que ver con lo “humillante” –según Maria Isabel Rueda en su columna de Semana– o con las achiras que probablemente le regalaron al visitante como muestra perfecta de que Colombia es, ha sido y, muy seguramente, seguirá teniendo alma provinciana pese a ser el tercero más poblado en Latinoamérica y una de las economías más fuertes de por aquí (lo cual, admito, no es decir mucho, sin embargo, por aquí todo número que nos vincule a una lista es motivo de orgullo).

El motivo de esta diatriba es el siguiente titular “Cuatro policías heridos dejaron protestas por visita de George W. Bush, según balance oficial”. Honestamente no sé ni como comenzar a explicar los diferentes niveles de estupidez que encierra este titular (seguido por el artículo en eltiempo.com). Comenzaré por la edad de los involucrados. Según la edición electrónica de El Tiempo de 325 capturados 33 eran menores (dudo que los 292 restantes sobrepasen los 25 años). Aquí es donde pecaré con un poco de estadística, bastante light por cierto. Podremos suponer que los capturados son una muestra aleatoria (al azar) de los manifestantes, finalmente los policías solo atrapan a quien se deja atrapar. De esta muestra se infiere que alrededor del 10% de los manifestantes son menores de edad. ¿Qué hace una persona que ni siquiera leerá el periódico protestando? La respuesta me evade.

Tengo una teoría y tiene que ver con lo manipulables e idealistas que somos todos cuando estamos en el colegio. O cuando somos primíparos. Creemos, muy convencidos, que podemos cambiar el mundo. Madurar un poco nos enseña que no es tan sencillo, algunos aprenden antes y otros después, pero finalmente todos terminamos admitiendo que hay otras formas diferentes a las protestas violentas. Ahora, entiéndase que no estoy diciendo que protestar nunca sea la solución, pero, seamos sinceros, a “W” no le puede importar menos lo que hagan mil idiotas en un país que produce menos que el más pobre de los Estados gringos.

Ser idealista está bien. Todos alguna vez hemos querido sentirnos como los personajes de películas como La Noche de los Lápices y está bien tener ideales y abogar por ellos. Lo que está mal (muy mal, terriblemente mal) es que haya gente que se aproveche de eso. ¿Alguien sabe cuantos de los organizadores de las marchas y posterior trifulca están detenidos? Otra respuesta que me evade, pero el número debe estar cercano a cero. Los 325 capturados son, simplemente, peones. Alguien más los usa, finalmente todas las universidades tienen miles de estudiantes dispuestos a “morir por una causa”, ¿o nunca se han preguntado por qué todos los encapuchados suelen estar en los cuatro primeros semestres?

La entrada ya está un poco extensa así que solo ahondaré en otra de las razones por la cual la violencia desatada es tan profusamente estúpida. Volver mierda la ciudad creo que debe ser el mecanismo más idiota de protestar contra alguien. La lógica que parece regir estas acciones es tan inverosímil que no sé a quien se le puede ocurrir. Este tipo de personas muy seguramente rompen todos los vidrios de su propia casa, incendian sus tapetes y matan a su perro porque su vecino les cae mal… ¿Ya es clara la idea? Citando al abuelo de un muy buen amigo mío, y para cerrar de forma poética esta retahíla “Es como tomarme el veneno y esperar que el otro muera”

Si, el titulo no es tan original... pero bueno, estamos en familia ¿O no?

3 comentarios:

Diego Javier dijo...

pues epa, sumémole que mientras los medios (canales privados de televisión) están sacando pecho por una pinche rueda de prensa y ponen un titular como "bush y uribe rueda de prensa" en FOX NEWS al mismo tiempo había uno que decía "attacked by a violent crowd", mostrando un periodista gringo que estaba haciendo el cubrimiento de la protesta y de un momento a otro se encontró en medio de los gases lacrimógenos...creo que hasta los que le piden plata a uno con el cartel de desplazado tienen más conciencia que un culicagao de estos que sale a darselas de: "cambiaré al mundo con mis palabras" en la historia los que han hecho esto no lo lograron gritando como niñitos que no los dejan jugar con su x box o lo que sea, no salieron armados o con palos a tirarse vainas (si alguno de estos sujetos piensa en la independencia de colombia o la revolución francesa o algún hecho de estos,sería bueno que aprendiera un poquito de historia)...acaso esta gente no sabe más??? son tan idealistas que no tienen idea de hacer un impacto DE VERDAD??? así van a hacer es mucho (sarcasmo) vamos a ver si sus dichosas filosofías les dan para ganarse algo el día que estén viejos, con los pulmones acabados de tantos gases, sentados en una silla vieja buscando en los clasificados y rogándole a una eps que les pague la salud... jeje sin rencores, de qué vale una idea si no se es capaz de expresar de la manera adecuada???cuántos la entenderán??? o mejor aún, la idea no se hará solita, requiere alguien que la sepa ejecutar de la forma tal que todos puedan asimilarla y trabajarla. CHAO

Plazas dijo...

Hay varios elementos preocupantes para comentar de este tipo de "protestas". En primera instancia está la inconsistencia en el discurso por parte de los organizadores y partícipes, quienes buscan con una marcha democrática hacer uso de la libre expresión expresando sus inconformidades (compartidas o no) con la forma como se conduce el país, claro está, respetando el Estado de Derecho (esto último solo en principio), empero, al final de la jornada utilizan medios que se suscriben dentro de la anarquía total y el vandalismo.

El segundo hecho preocupante está que los organizadores – el Polo, sindicatos, y otras organizaciones civiles – no tomen responsabilidad sobre los desmanes que se generen (como las acontecidas el Domingo 11 de marzo). Y no puedo hablar de responsabilidades penales puesto que es ilógico que un individuo responda judicialmente por actos cometidos por otros; sin embargo, acá se hace necesario que estos personajes asuman una responsabilidad política por estos actos y asuman una clara posición en contra de estos actos (que están claramente en contra de los principios que rigen estas organizaciones políticas y civiles), y no como lo hizo el Senador Jorge Robledo (en adelante el Dr. NO) integrante del PDA quien en declaraciones al noticiero de Caracol TV excusó y justificó de forma irresponsable las acciones vandálicas de los partícipes de la marcha. Es increíble que el Dr. NO, quien pide responsabilidades políticas en los casos de relaciones de políticos y las autodefensas (por poner un ejemplo), obvie por completo sus palabras y realice semejante acto de demagogia justificando un acto delictivo, cuando este hace parte del Congreso de la República y tiene dar ejemplo de cómo es el cumplimiento del Estado de Derecho

YAT dijo...

Lo que ocurrido ese día no tiene que ser inteligente, es cuestión de coraje, de corazón (por eso tantos jovenes), de sentir que una ciudad insegura se llene de policías cuando viene el presidente de uno de los países más poderosos del mundo, esa impotencia llena de coraje cualquier corazón joven. Decir que hay estupidez en lo que sucedio es imcompleto si no se dice que hay coraje.